Suceso Politico en Honduras 2009 “Golpe a Zelaya”

El presidente de Honduras, Manuel Zelaya, ofrece una rueda de prensa desde San José (Costa Rica).| EfeEl presidente de Honduras, Manuel Zelaya, ofrece una rueda de prensa desde San José (Costa Rica).| Efe
  • Roberto Micheletti, presidente de la Cámara, designado como jefe de Estado
  • La Corte Suprema asume la responsabilidad de la asonada
  • Los militares sacan a la calle carros blindados y tanquetas
  • Se emite una orden de arresto contra los ministros de Zelaya

Agencias | Tegucigapa | Managua

Actualizado domingo 28/06/2009 22:48 horas

En 2006, Manuel Zelaya se convirtió en el jefe del Estado de Honduras al alzarse con la victoria en las elecciones presidenciales celebradas ese año. Tres años después, su proyecto de una reforma constitucional —previa consulta popular— que le permita aspirar a un segundo mandato parece haberle costado el puesto.

En una acción que puede ser calificada de golpe de Estado cívico-militar, un grupo de soldados detuvo, a primera hora del domingo, al jefe del Estado en el Palacio Presidencial y lo deportó a Costa Rica, donde el mandatario fue acogido por su homólogo, Óscar Arias.

Por la tarde, el Congreso Nacional destituyó del cargo a Zelaya por incurrir en “reiteradas violaciones” de la Constitución, otras leyes y sentencias judiciales, y nombró al presidente de la Cámara, Roberto Micheletti Bain, como nuevo jefe del Estado.

Manuel Zelaya, el pasado viernes. | AfpManuel Zelaya, el pasado viernes. | Afp

El nuevo mandatario de Honduras, Roberto Micheletti, ha asegurado que no llega a la presidencia “bajo la ignominia de un golpe de Estado”.

“Llego a la presidencia como producto de un proceso de transición absolutamente legal”, indicó Micheletti, durante el acto de juramento en sesión extraordinaria en el Parlamento unicameral hondureño.

El nuevo presidente aseguró que asume las funciones de la Presidencia “en el estricto respeto y cumplimiento de la Constitución” y “con profunda convicción democrática”.

Lo primero que hizo Micheletti fue aprobar el informe elaborado por una comisión especial nombrada el pasado jueves para investigar las actuaciones del gobernante, y luego la resolución de su separación.

La comisión estableció que Zelaya incurrió en violaciones durante el proceso que pretendía culminar precisamente hoy (domingo) con una consulta promovida por él para instalar una Asamblea Constituyente que reformara la actual Constitución, vigente desde 1982, o emitir una nueva.

Según la resolución adoptada, Zelaya incumplió o desconoció mandatos de la justicia ordinaria y electoral, el Ministerio Público, el Congreso Nacional, la Procuraduría General y otros órganos del Estado, que declararon ilegal la consulta.

Carta falsa de renuncia del presidente Zelaya. | EfeAmpliar fotoCarta falsa de renuncia del presidente Zelaya. | Efe

Tras la lectura del informe, el secretario del Parlamento presentó el decreto de separación de Zelaya, que fue aprobado de inmediato por los diputados.

Una falsa carta de renuncia de Zelaya —desmentida por su supuesto autor—, dirigida a Micheletti, fue discutida en la sesión celebrada en el Palacio Legislativo de Tegucigalpa. En ella se citan supuestos “problemas insuperables de salud” que habría esgrimido por Zelaya para presentar su (inexistente) renuncia “junto con la del gabinete de Gobierno”.

‘Un gobierno usurpador’

En sus primeras declaraciones a la cadena Telesur, Zelaya había culpado de la asonada a “una élite muy voraz” que habría urdido un complot para apearlo del poder y poner en su lugar a un “gobierno usurpador”.

Pocas horas después, la Corte Suprema de Honduras asumió la responsabilidad de lo ocurrido al anunciar que había ordenado al Ejército la expulsión del presidente Manuel Zelaya por su insistencia en realizar una consulta popular, declarada ilegal,como parte de su intento por ser reelegido.

“Ante un solicitud del Ministerio Público (Fiscalía), (la Corte Suprema) libró la orden a las Fuerzas Armadas como defensores del imperio de la Constitución”, dijo un comunicado del máximo tribunal difundido por la radio local.

Una consulta no tolerada

Zelaya salió esposado del palacio presidencial en la madrugada del domingo, custodiado por soldados, a escasas horas de que comenzara una votación para reformar la Constitución. Declarada ilegal por el Parlamento y la Corte Suprema de Justicia, la consulta planteaba un referéndum junto a las elecciones generales de noviembre sobre la convocatoria de una Asamblea Constituyente para cambiar la Carta Magna.

El hijo del mandatario, Héctor, relató que doscientos militares entraron por la fuerza en la residencia oficial y se llevaron a su padre en vehículos blancos.

El presidente depuesto fue trasladado después a Costa Rica (su mujer, Xiomara Castro de Zelaya, se escondió “en una montaña” del oriente del país), donde compareció para denunciar su “brutal secuestro” y proclamar que seguía siendo el presidente legítimo de Honduras.

El jefe del Estado Mayor y líder golpista Romeo Vásquez, cuya destitución (luego revertida) desencadenó la demostración de fuerza del Ejército, aseguró que el cambio de tornas era un ejemplo de “normalidad” institucional: “No estamos haciendo el uso de las armas, estamos haciendo el uso de la razón”, apuntó en declaraciones a la cadena CNN en español.

El presidente se mantiene firme

Zelaya anunció desde San José que no estaba dispuesto a rendirse. “Quiero retornar a mi país (…) soy el legitimo presidente de Honduras”, dijo el mandatario en una rueda de prensa ofrecida en el aeropuerto Juan Santamaría de San José, junto a su colega costarricense, Oscar Arias.

Zelaya, que apareció en la rueda de prensa en camiseta y dijo que no había tenido oportunidad ni de ponerse calcetines y ropa interior, aseguró que espera contar con el apoyo de todos los países americanos “para constituir y restituir el derecho” en Honduras.

Aseguró que fue tratado “con brutalidad y violencia” por el grupo de militares que lo detuvo y obligó a salir del país, pero aseguró que no cree que todas las Fuerzas Armadas sean responsables de esta acción. Se trata, dijo, de un “grupo ambicioso y de elite” de militares, que no identificó.

En una entrevista telefónica con TeleSur, el presidente sugirió la participación de Estados Unidos en el golpe, cuando afirmó que, “si EEUU no está detrás, el golpe no dura ni 48 horas”.

En la rueda de prensa, Arias condenó el “golpe de Estado” contra Zelaya, dijo que supone un “retroceso para la democracia” en toda Latinoamérica y demuestra la fragilidad de las instituciones.

Zelaya ha pedido a los soldados que no permitan “este monstruo” en Honduras, y ha llamado al pueblo a protestar pacíficamente.

La Organización de Estados Americanos condenó el golpe de Estado en una reunión de urgencia, y desde las primeras horas se sucedían las reacciones de condena al asalto.

Detención del Gobierno

El gabinete de Manuel Zelaya podría sufrir la misma suerte que el presidente: la canciller hondureña, Patricia Rodas, se encuentra detenida y hay orden de captura contra los miembros del Gobierno, informó a Efe el secretario personal del presidente, Eduardo Enrique Reina.

La tensión en la región ha aumentado tras anunciar el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, que ha puesto a sus tropas en alerta máxima y que hará todo lo posible por abortar el golpe de Estado. Chávez ha advertido, incluso, de que intervendrá en Honduras si su embajador es agredido

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/06/28/internacional/1246193963.html

Esta entrada fue publicada en politica. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s